, ,

BICARBONATO SÓDICO 200G (CARMENCITA)

Availability:

2 disponibles


$1.500

2 disponibles

Ingredientes: Bicarbonato sódico

Indicado para uso alimentario como diluyente de colorantes y en la fabricación de colorantes, confitería, bollería, repostería y galletas. Como gasificante en la fabricación de panes especiales. Como acidulante, alcalinizante y neutralizante en la elaboración de conservas vegetales.

Combate la placa dental

El bicarbonato de sodio es ideal para deshacerse de los residuos de comida entre los dientes que causan caries. Al neutralizar los ácidos (como lo hace en el estómago), combate la placa y refresca el aliento al mismo tiempo. Puede ser usado como enjuague bucal. Además, ¡blanquea los dientes!

La receta: una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua.

Alivia las úlceras bucales y las encías.

El bicarbonato de sodio también es muy eficaz para tratar las úlceras bucales o las encías dolorosas. De esta manera se alivia el dolor y ayuda a la curación. Se aplica a la úlcera poniendo bicarbonato de sodio directamente en la punta del dedo antes de cubrir la llaga. También se recomienda como enjuague bucal.

La receta: diluir una cucharada de polvo en media taza de agua fría.

Cura los hongos

Los efectos antimicóticos del bicarbonato son particularmente conocidos en el tratamiento de las infecciones fúngicas. Justo antes de ponerse los calcetines o las medias, recuerde rociar el hongo en sus pies. El polvo absorberá la humedad producida durante el día. También puede bañarse los pies regularmente.

La receta: diluya 4 cucharadas de bicarbonato de sodio en un litro de agua tibia y sumerja sus pies en ella durante 15 minutos.

Bicarbonato de sodio: ¿hay alguna contraindicación?

Aunque es natural, el bicarbonato de sodio no es en absoluto un producto insignificante. Está fuera de discusión beber un vaso grande después de cada comida para digerir (a riesgo de cansar seriamente los riñones…) o cepillarse los dientes cada día con una pizca de bicarbonato de sodio (¡a riesgo de dañar el esmalte!). La clave para un buen uso es, por lo tanto, la moderación.

Además, existen algunas contraindicaciones (raras):

El uso interno de bicarbonato de sodio está contraindicado en las personas que sufren de insuficiencia cardíaca. Lo mismo ocurre en las personas con insuficiencia renal.